Páginas

lunes, 23 de noviembre de 2015

La verdad sobre la navidad

JEREMÍAS 6:16
"Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos."
Reflexión:
¿Hasta cuando seguiremos haciendo las cosas por tradición y porque nos parece que son buenas?
Hemos subestimado las maquinaciones del maligno y hemos abierto puertas a sus engaños. No sigamos siendo determinados por la cultura imperante ni por la tradiciones sociales. Preguntemos por las sendas antiguas y por medio del Espíritu Santo empecemos a discernir lo que viene del cielo para que no sigamos llenando la iglesia con viandas terrenales que El Eterno no nos ha enviado. Parémonos en los caminos y comencemos a caminar por el camino que Dios ha determinado para nosotros. No más los caminos de nuestra mente, que aunque sean bien intencionados, pueden ser caminos de perdición y fracaso espiritual.
Meditemos en estas cosas y que el Señor Jesucristo nos de entendimiento en todo.
Los invito a reflexionar pausadamente en la información que nos dan este par de vídeos sobre el tema de la navidad. Entenderán lo que sí es navidad y lo que no es navidad. Actuarán con sabiduría y harán lo que es debido para anunciar verdaderamente al Señor Jesucristo y su Reino eterno.

Pastor Alejandro Gil Sánchez.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Bendice a tus hijos

Normalmente nuestros padres se han esforzado mucho trabajando y consiguiendo bienes materiales para asegurarnos un futuro próspero, pero lo que ellos no sabían debido a la cultura en la que fueron criados, es que la llave de la prosperidad para los hijos reside en el poder de la bendición paternal.

Para quienes pertenecemos al Reino de Dios, no hay nada que supere la bendición impartida por papá, mamá, abuelos o en su defecto el adulto a cargo. Esta es un arma poderosa en Dios que beneficia a cualquiera sin importar la edad. Si eres un adulto de 50 años y alguno de tus padres aún vive, debes considerar propiciar el espacio para recibir bendición de tus padres. La bendición del mayor es una llave que ata en mi vida lo que mi mayor ate, y desata lo que mi mayor desate.

Muchos problemas de sanidad interior nunca podrán llegar a su completa resolución hasta haber concretado este punto... la bendición de aquel que por su ignorancia maldijo o simplemente no bendijo a sus hijos en las diferentes etapas de la vida.

Jacob impartió en José su hijo y en sus nietos Efraín y Manasés una poderosa bendición que estableció para ellos el mismo respaldo divino que el tuvo durante toda su vida. Recordemos que Jacob siempre supo la importancia de la bendición del padre y hasta tuvo la osadía de negociarla con su hermano Esaú.

Este es un tema largo y merece un completo seminario (como el que Dios me ha permitido desarrollar) para sacarle el máximo provecho. Sin embargo, esta reflexión y la Guía de reunión para bendecir a los hijos serán herramientas muy útiles para acceder a una transformación notable en la vida personal y de los hijos.

Dios te bendiga y te permita adquirir mayor revelación en este tema.

Pastor Alejandro Gil Sánchez.

Descarga el PDF de Guía de reunión para bendecir los hijos

jueves, 12 de noviembre de 2015

¿Tu fe o tus circunstancias?

Las circunstancias suelen ser un arma de doble filo en el camino de la fe debido a que muchas veces tienen el poder de determinar la manera en que andamos como cristianos.

Conozco personas a quienes las dificultades los acercan a Jesucristo para salvación, pero cuando vuelven los problemas tiempo después, se alejan de Cristo como si dicha salvación fuera poca cosa (en esos casos me queda la duda si fueron salvos); paradójicamente también hay quienes los tiempos de las "vacas gordas" los alejan del Señor porque están tan cómodos y todo está tan tranquilo, que no hay necesidad de Dios.

Cualquiera de estas circunstancias evidencia la inmadurez del ser humano y su imperante necesidad del poder del Espíritu Santo para caminar en Cristo adecuadamente. 

El tema en cuestión es que tanto los tiempos lluviosos como los soleados de la existencia han sido determinados por el Eterno Dios que nos ama y anhela ser lo más importante en nuestras vidas. Dios nos permite saborear y gozarnos en los días de prosperidad, pero también quiere que crezcamos en fe al pasar por las adversidades. Debemos ser conscientes de que nuestro papá Dios no deja de serlo por el solo hecho de disciplinarnos para hacer de nosotros mejores personas. 
El contraste mencionado nos ayuda a comprender que separados de Jesucristo nada podemos hacer (Juan 15:5) y que en "las buenas y en las malas" dependemos de él. Tengamos claro que su amor es inmutable y sus planes están llenos de perfección y sabiduría.

La pregunta es: ¿De donde provienen tus convicciones - de tu fe o de tus circunstancias? 

"Señor Jesucristo. Ayúdame a entender que el propósito de mi fe eres tu mismo y que la meta diaria de mi andar es tu presencia. 
Tu presencia no podrá ser superada por la prosperidad ni la adversidad; tu presencia está por encima de toda circunstancia y es allí donde mi vida tiene verdadero sentido." Amén.

Pastor Alejandro Gil Sánchez

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Cuando la verdad no te hace libre

Es curioso que a pesar de que este pasaje es tan conocido, leído, predicado y "recitado"; hemos tomado solamente el segundo renglón como norma de fe: "la verdad os hará libres".

Aquí nace una corriente de agua turbia que arrastra a muchos: palabra de Dios escrita para ser viva y eficaz, pero asimilada sin el espíritu de sabiduría y revelación por el cual ora Pablo:

"para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él"
Efesios 1:17

Las promesas de Dios generalmente son el punto #2 después del punto #1. Ellas están asociadas a algún propósito o son "activadas" cuando la "fórmula" específica de esa promesa está completa. Otras sencillamente obedecen a principios espirituales ya establecidos por El Eterno, pero las encontramos funcionando en algún contexto de la relación de Dios con la humanidad y/o su pueblo. Debido al desconocimiento de este detalle, nos hemos aferrado al punto #2 ignorando la importancia del cumplimiento del punto #1 para que la promesa cobre vida. 

Volviendo a Juan 8:32; leemos y re-leemos la verdad en las Escrituras, pero no pasa nada. Muchos sienten frustración al no experimentar nada con respecto a muchas verdades expuestas en el púlpito y se apartan de Dios y la iglesia, o sencillamente se resignan a un status quo de asistente dominical con pobre esperanza en el Señor. 

Yo he leído la Biblia en público a inconversos muchas veces, la he enseñado de modo personalizado y en pequeños grupos, pero al final... esa verdad (la verdad del Señor) no los ha hecho libres a todos por el hecho de ser la verdad. ¿cuál es la razón? - simple - esa verdad leída llegó como letra sin vida a la mayoría de las almas de esas personas. Si el Espíritu Santo no está dirigiendo al predicador y/o no está iluminando el entendimiento de lo oyentes, entonces esa palabra estará inactiva en esos corazones hasta que Dios decida hacer que dicha verdad sea conocida por aquellos en quienes fue sembrada.

También conozco (lo viví) el caso de estar en la fe, asistir a la iglesia, participar en el liderazgo y "tragar saliva" porque ciertas verdades leídas "estaban muy lejos" de ser reales en la vida del cristiano. Es como estar cautivo en una celda con las llaves del candado en la mano pero sin saber donde está la ranura para la llave. Este caso, muy común por cierto, es igualmente resuelto cuando Dios permite que su verdad sea conocida por sus hijos mediante la concesión de sabiduría y revelación (Ef 1:17).

"Conoceréis la verdad" -  es la clave de todo este asunto. La verdad conocida, según Juan 8:32, habla de la letra que trasciende lo informativo. Este conocimiento no llega por mera actividad académica, quien conoce está relacionado con aquello que está conociendo. Hay una "intimidad" entre el conocedor y aquello que está conociendo. El término griego en este pasaje es "ginósko" y denota el tipo de conocimiento relacional.

¿Y entonces que hacemos? - relacionemonos con la verdad. Jesús dijo "yo soy el camino, la verdad y la vida"; estoy convencido que muchas veces hemos llegado a tomar mucha información bíblica sin tener comunión genuina con El Señor, sin adorarle, sin estar en reposo delante de El y sin meditar en las Escrituras (recitar lo leído y darle vueltas una y otra vez) como debe ser.

Este es un tema amplio, pero a manera de reflexión se los comparto para que intimen con La Verdad que es nuestro Señor Jesucristo, y hagan de la meditación (al estilo bíblico) una costumbre. Revisen que efectivamente estén caminando en el Espíritu y así serán favorecidos con sabiduría y revelación.

"He aquí, tú deseas la verdad en lo más íntimo, y en lo secreto me harás conocer sabiduría."
Salmo 51.6

Ahora sí, declara creyendo y con entendimiento:
¡CONOCERÉ LA VERDAD Y LA VERDAD ME HARÁ LIBRE!
En tu nombre Jesucristo, amén.


Que El Eterno los bendiga con sabiduría de lo alto.

Pr Alejandro Gil Sánchez.


miércoles, 9 de septiembre de 2015

Ponte a cuentas con Dios. Joel 3:9-10



A principios de este año tuve un sueño en que enfáticamente una voz me dijo: YOM KIPPUR. Y vi esa frase escrita en este sueño. No soy muy estudioso de nuestras raíces hebreas pero si me documento cuando Dios me inquieta con asuntos específicos de las fiestas hebreas, el calendario, costumbres históricas, etc. Consulté sobre YOM KIPPUR y encontré que es una festividad hebrea cuyo tema central es la expiación y la reconciliación. YOM KIPPUR es el día judío del arrepentimiento, considerado el día más santo y más solemne del año. No supe porque soñé al respecto y le dije al señor que estaba atento a aquello que El quisiera hacerme entender.

Pasaron todos estos meses y el pasado sábado 05 de Septiembre de 2015, tuvimos un encuentro de la iglesia con hermanos de otra iglesia e invitados y Dios me indicó por medio de unos pastores amigos que iniciara dicho evento con Joel 3:9. Luego Dios habla a mi espíritu y me indica que haga sonar Shofar con este pasaje y que lo explique con el verso 10 en el contexto del tema central del encuentro llamado TRANSFORMACIÓN, que nos es mas que un llamado a la renovación del entendimiento del Reino de Dios y al arrepentimiento para avanzar en la vida abundante con Cristo. Hoy 09 de Septiembre de 2015 veo este vídeo que me conecta con el sueño de hace meses y entiendo el porque del evento del sábado con el pasaje de Joel 3:9-10 y el sonido del Shofar.


Es necesario que nos transformemos en guerreros que se sobreponen a esta cultura anti-reino de Dios. Es necesario despertar, terminar nuestra metamorfosis espiritual y avanzar a lo eterno de manera radical y definitiva, no como religiosos que hablan de eternidad pero solo viven vanidad.

Les pido que por favor que lo observen detenidamente y que se enfoquen en la soberanía de Dios y en estar a cuentas con El. ahora entiendo que Dios me quiere enfocado en tomar diariamente de Su Reino en tomar todos los días mi cruz y caminar en pos de El.

Que el Espíritu Santo les de entendimiento.

Pr Alejandro Gil Sánchez


miércoles, 2 de septiembre de 2015

La Lengua: El timón de la vida. Mensaje # 7 - Bendición y maldición.

Una paradoja común en la iglesia, es que la misma lengua que bendice y exalta a Dios en el servicio de la alabanza y la oración, también maldice y denigra el buen nombre de las personas dentro y fuera de la iglesia.

Mucho hemos compartido sobre el poder de la lengua y la influencia de las palabras en los mundos espiritual y natural, pero a pesar de este conocimiento en el pueblo de Dios, seguimos errando con malas conversaciones, hablando mal de las personas, murmurando, compartiendo chismes y pronunciando mentiras; cosas que destruyen desde el autoestima hasta las relaciones diplomáticas entre dos naciones. 

Bien lo dice Santiago en ese mismo capítulo 3 de su carta:

"La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, 
es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida" (V6)

Es un gran privilegio, pero a la vez una gran responsabilidad el poder hablar. Esto no es un acto inocente cuyo contenido no trasciende; al contrario, cada palabra siempre dejará una marca al menos en la vida de quien la pronuncia. Hablar, como lo mencioné en una de las reflexiones anteriores, es un acto espiritual. No podemos pretender que nuestras oraciones surtan efecto y que las bendiciones que pronunciamos sobre nuestros hijos y seres amados transformen sus vidas si caminamos en injusticia al maldecir paralelamente a otras personas y/o situaciones . De una misma fuente no pueden brotar el agua dulce y el agua amarga. Dios enseña en este capítulo 3 que esto no puede ser así. 

Al estudiar con detenimiento Las Escrituras, vemos de manera explícita e implícita que Dios aborrece la falsa justicia, la levadura de los fariseos y los actos vanamente religiosos. Cada vez que maldices, murmuras, mientes y escarneces; invalidas tus oraciones y bendiciones pronunciadas. Tus buenas palabras pierden poder y das legalidad al maligno para que te acuse y distorsione el buen rumbo que habías trazado en la presencia de Dios con tu boca.

Decide hoy transformar tu forma de hablar. Piensa como un hijo de Dios, compórtate como un hijo de Dios y habla como un hijo de Dios. Jesucristo vive en ti, así que déjate gobernar por el Espíritu Santo para que El hable a través de ti. 

Señor Jesucristo. En tu nombre llevo cautivo todo pensamiento en obediencia a ti, para que mis palabras provengan de un corazón santificado y encendido por tu Espíritu Santo. Someto mi lengua a tu gobierno y autoridad y declaro que se entorpece al momento de maldecir, mentir y murmurar. Gracias porque tu has prometido poner tus palabras en mi boca y hoy decido creerlo. Amén.

Pr Alejandro Gil Sánchez.
mision.sembradores@gmail.com

miércoles, 19 de agosto de 2015

La lengua: El timón de la vida. Mensaje #6 - Vida intachable

Quienes llevan una vida intachable y hacen lo correcto, indiscutiblemente son aquellos que también están habilitados decir la verdad con corazón sincero. Consecuentemente, esperamos de este tipo de personas que no se presten para el chisme ni para hacer daño a quienes les rodean; mucho menos para hablar mal de sus amigos.

No hay lugar para la contradicción aquí; el versículo es muy claro y no hay mucho que explicar. Personalmente no puedo imaginar a alguien que se presente ante los demás como una persona correcta y de carácter intachable mientras con su lengua enciende el fuego de la discordia y destruye todo ambiente amistoso, laboral y familiar con chismes, murmuración y críticas mal intencionadas. Definitivamente como mencionaba la enseñanza de Jesús en la reflexión anterior, "de la abundancia del corazón habla la boca". Tanto las acciones como las palabras dan cuenta de lo que está pasando en nuestros corazones. Cada acción y cada palabra son como un scanner que permite a los demás diagnosticar nuestro estado de salud interior; ya sean amarguras, rechazos, traumas, temores y vergüenzas. También nuestras cualidades, madurez, sabiduría, capacidad de amar y disposición para perdonar.

Aunque no es el tema de esta reflexión, quiero mencionar algo importante antes de terminar:

Creo en la buena intención de las personas y su ánimo para ser mejores, pero la buena intención sin la sanidad interior, no dará muchos frutos de virtud. Hay muchas semillas de oscuridad que el maligno plantó en nosotros durante muchos años antes de entregarnos a Cristo, y sus frutos han dañado nuestro carácter, nuestra capacidad de amar y de relacionarnos. Nuestras malas palabras han alimentado esas semillas y nos han arraigado en derrotas y fracasos que son dispensados sutilmente en nuestra vida cotidiana. 

Te invito a meditar profundamente en las reflexiones de esta serie llamada "La lengua: el timón de la vida" y a tomar las acciones necesarias con respecto al hablar. Experimentarás un nivel sanidad interior importante que te llevará a un proceso inicial de transformación radical.

Dios ha de glorificarse en ti para que seas un(a) hijo(a) de Dios conforme a esta palabra que hemos estudiado.

El Señor te bendiga y haga resplandecer su rostro sobre ti.

Pr Alejandro Gil Sánchez

jueves, 13 de agosto de 2015

La lengua: El timón de la vida. Mensaje #5 - El corazón y la boca


Sabemos que la vida y la muerte están ligadas a la lengua según lo enseña la Palabra de Dios:


"La muerte y la vida están en poder de la lengua,
Y el que la ama comerá de sus frutos."
Proverbios 18: 21 (RV 60)

Y así mismo, sabemos que la vida brota del corazón:

"Sobre todas las cosas cuida tu corazón,
porque este determina el rumbo de tu vida."
Proverbios 4: 23 (NTV)



Estos textos nos explican la importancia de la conexión que hace Jesús entre el corazón y las palabras que salen de nuestra boca. Dios nos enseña que el tipo de vida que fluye en nuestro corazón, ha de manifestarse en nuestras palabras, las cuales a su vez pueden ser para vida o para muerte (tanto física como espiritual). Tu corazón puede determinar el rumbo de tu vida por cuanto dicta lo que saldrá de tu boca. Así mismo, lo que sale de tu boca decreta como vivirás y lo que espiritualmente ha de operar sobre ti, tu casa, tu empleo, etc. ¿Afecta esto la doctrina de la soberanía de Dios? - ¡Para nada! - precisamente Dios en Su soberanía ha determinado delegar autoridad y mayordomía en nosotros (Génesis 1:26). La autoridad y la mayordomía no se perdieron con la caída de Adán y Eva, pero sí se pervirtió el diseño de como debía operar dicho poder. Entre las maneras de perversión está el mal uso de la boca en las malas palabras, las maldiciones, chismes, mentiras, etc. Si esto no fuera como lo expongo, y nuestras palabras fuesen tan solo dichos que se lleva el viento, no encontraríamos textos como los que ya cité y como este que muestro a continuación:

"Porque: El que quiere amar la vida y ver días buenos,
Refrene su lengua de mal, y sus labios no hablen engaño"
1 Pedro 3:10

La soberanía de Dios incluye la responsabilidad del hombre, y por eso los israelitas tardaron 40 años en llegar a Canaán, porque a pesar de tener un trayecto de 11 días por caminar, sus palabras necias asociadas a sus corazones incrédulos e idólatras, provocaron el enojo de Dios y el veredicto fue esa larga travesía en la que murió la generación que salió de Egipto excepto Josué y Caleb. Dios fue soberano cumpliendo la promesa hecha a Abram (antes de llamarse Abraham) pero aplicó su juicio basado en la responsabilidad de la que la humanidad fue investida desde su origen.

Retomando el rumbo de esta reflexión; escribo estas cosas para explicar la importancia de cuidar nuestros corazones y restaurarlos en los procesos de sanidad interior. Un corazón amargado, herido y falto de la llenura de Dios, será evidenciado al hablar y dicho hablar determinará el rumbo de toda una vida. 

¿Que hay en tu corazón? ¿Has examinado tu hablar? ¿Sabías que algunas de tus penas y problemas sin resolver fueron traídos a tu vida con tu forma de hablar?

Que El Espíritu Santo te de entendimiento y te lleve a sus aguas salutíferas para que vivas de verdad.

Pr Alejandro Gil Sánchez
mision.sembradores@gmail.com

martes, 4 de agosto de 2015

La lengua: El timón de la vida. Mensaje #4 - La espada del Espíritu

La espada del Espíritu (aquí se refiere al Espíritu Santo porque está con "E" mayúscula) es nuestra certera y efectiva arma ofensiva (junto con la oración en el Espíritu) en el "kit" de la lucha espiritual que nos enseña Dios en Efesios 6: 10-18.

Para comprender realmente lo que el apóstol Pablo está enseñando, recordemos cuando el diablo tentó a Jesús una vez El terminó su ayuno de 40 días y 40 noches en el desierto (Mateo 4: 1-11). El diablo le tentó 3 veces y la respuesta de Jesús fue responder con declaraciones de la palabra de Dios. No habló lo que le parecía ni se quedó callado pensando en las Escrituras... las pronunció convencido de su verdad y poder!!

¿Puedes imaginar ese momento? Jesús, Dios encarnado, El creador, El Eterno; abrió su boca para declarar las Escrituras y reprender al diablo y su ataque. Esto nos deja un legado poderoso en nuestra lucha diaria contra las tinieblas. Si Jesús el Hijo de Dios lo hizo, ¿cuanta mas necesidad no tendremos nosotros de hacerlo?

El término griego que se usa para "palabra" en el pasaje de Efesios es "jréma" que significa declaración. Este término se deriva del griego "jréo" que significa "decir o hablar". Por asuntos de tradición y religiosidad que aún persisten en la iglesia cristiana, muchos han interpretado que la espada es la Biblia como tal o el hecho de leerla y aprender los pasajes de memoria. Esto es una verdad incompleta y por lo tanto inefectiva. De nada sirve que ande todo el tiempo con la Biblia debajo del brazo o que memorice pasajes bíblicos si no tengo la fe y la firmeza para abrir mi boca y hablarlos u orarlos cuando tengo que hacerlo. 

Ante las dificultades deja de quejarte y no magnifiques más los problemas hablando a favor de ellos con frases como "ahora sí se perdió todo", "este es el fin", "no podré lidiar con esto"; "El Señor me ha dejado solo", y otro sin fin de palabras y frases de fracaso y derrota.

Ponte de pie, abre tu Biblia y habla en voz alta las verdades de Dios que son eternas. Declara Su palabra diariamente hasta que la batalla llegue a su fin. No desmayes, mueve esa espada a toda hora sin parar y te garantizo que verás la gloria de Jesucristo manifestarse. 

"porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, 
por medio de nosotros, para la gloria de Dios."
2 Corintios 1: 20

Pr Alejandro Gil Sánchez.
mision.sembradores@gmail.com

martes, 14 de julio de 2015

La lengua: El timón de la vida. Mensaje #3 - La oración que transformará tus palabras y tu vida


Continuando con nuestra serie de reflexiones que edificarán nuestro hablar, les comparto esta poderosa oración tomada de los salmos.

Si alguna oración puede ser confiable y certera a la hora de dar resultados, es la oración que proviene de la Palabra de Dios. Cada dicho de Dios en la Biblia está vivo y activa el mundo espiritual:

"El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida."
Juan 6: 63


Cuando los cristianos creemos en esas palabras y las incorporamos en nuestras oraciones, lo único que podemos esperar es que cobren vida y se cumplan tanto en el plano espiritual como en el terrenal.

"Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá."
Mateo 7: 8

Te animo para que hagas el ejercicio de orar sin parar. Declara esta porción de los salmos para tu vida, porque la lengua nos conecta con el cielo o con el infierno (aunque estés vivo en este planeta y tu juicio no ocurra aún). Dios mismo te está dando hoy la herramienta para garantizar que lo que hables lo honre y produzca en tu vida bendición y expansión del Reino de Dios. Meditar, que en el hebreo denota hablar lo que se lee o se piensa; se convertirá en una actividad altamente fructífera en tu vida y transformará no solo tu ser interior, sino que cambiara la atmósfera espiritual de tu entorno frecuente. 

La paz del Dios Eterno te cubra hoy y el poder de Su Espíritu se manifieste en ti por medio de Cristo Jesús.

Pr Alejandro Gil Sánchez.

martes, 30 de junio de 2015

La lengua: El timón de la vida. Mensaje #2

Podemos usar nuestras palabras para apagar el fuego de una discusión que comienza, y en ese orden de ideas, necesitamos muchas veces que Dios ponga al frente nuestro personas que nos den respuestas suaves y voces llenas de paz cuando estamos exaltados y a punto de entrar en un episodio de ira.

He probado que esto es cierto, tal vez más como beneficiario de una voz cálida que como pacifista en una discusión, pero doy fe que este texto enseña una verdad muy práctica. El efecto de las palabras es muy poderoso; Dios diseñó a los seres humanos con esta propiedad y la dota de mucho más poder en Su iglesia. Los hijos de Dios debemos creer que el aliento de vida del Señor puede fluir desde nuestras palabras. El Espíritu Santo se moverá a favor de quienes hablen bendición con fe e influyan en las personas que los rodean. El principio de Proverbios 15:1 no solo es aplicable en medio de una discusión, sino también en el caso de alguien que esté en un ambiente "pesado" donde las personas suelen hablar vulgarmente y ofenderse unos a otros con expresiones sarcásticas y llenas de sutil violencia. Decide marcar la diferencia y pide la ayuda del Espíritu Santo; Dios obrará en ti. El Señor quiere preparar a Su pueblo para que la lengua sea un instrumento de bendición y no de maldición. El puede limpiar nuestras palabras si oramos con fe para que esto suceda. 

El profeta Isaías tuvo una experiencia particular que no es exclusiva para unos pocos... Dios puede y quiere una iglesia, un pueblo de palabras llenas de Su paz y poder; El limpia nuestras palabras en la medida que nos acerquemos a su trono, con el fin de que nuestra lengua "trabaje" para la manifestación de su amor y bendición.

"Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas; y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado."
Isaías 6: 6-7

Hay pecado cuando nuestra lengua obedece a los impulsos carnales que se oponen al fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5: 22-23). Necesitamos la limpieza y perdón de lo alto para servir a los propósitos de paz y amor del Reino de Dios. Tu lengua y la mía son instrumentos del Señor cuando la consagramos al dominio del Espíritu Santo.

Señor Jesucristo, limpia por favor mis labios para que mis palabras no estén cargadas de pecado (Ira, venganza, resentimiento, amargura, chisme, maldición) sino más bien llenas de tu paz y tu amor. Consagro mi lengua a ti, para que tu Espíritu sea el que la domine dentro de mi y sean abundantes las palabras y respuestas amables con que retrocederán las tinieblas.  Amén.


Pr Alejandro Gil Sánchez

martes, 16 de junio de 2015

La lengua: El timón de la vida. Mensaje #1

Saludos y paz de Cristo mis amados.

Comenzamos hoy una serie de varios mensajes sobre el uso de nuestra lengua para conectarnos con Dios y abrir los cielos sobre nuestras vidas mediante la buena "mayordomía" de nuestras palabras. Aprenderemos a ser responsables con esta preciosa facultad que es "el habla". 

Ya he publicado un par de mensajes al respecto meses atrás, pero Dios me lleva a compartir con la iglesia y el mundo esta llave de poder que nos fue dada a todos.

Con seguridad no recordamos las cosas que hemos dicho desde que aprendimos a hablar; pero si hay algunas frases, palabras y conversaciones que nos han marcado y con las que hemos marcado a otros. No imaginamos lo que unas palabras hicieron (bueno y malo) en nuestras vidas, ni lo que podrían resolver y transformar si las usáramos adecuadamente.

Dice Dios en Las Escrituras lo siguiente:


"Mirad también las naves; aunque son tan grandes e impulsadas por fuertes vientos, son, sin embargo, dirigidas mediante un timón muy pequeño por donde la voluntad del piloto quiere. Así también la lengua es un miembro pequeño, y sin embargo, se jacta de grandes cosas. Mirad, ¡qué gran bosque se incendia con tan pequeño fuego! Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida."

Santiago 3: 4-6 (LBLA)



No son simples palabras que se lleva el viento las que salen de nuestras bocas. Dios determinó dar poder de vida y muerte a las palabras; los ambientes espirituales son transformados por ellas y las implicaciones de cada dicho que pronunciamos pueden ser permanentes. De hecho, nuestro Padre Eterno creó y ordenó verbalmente todo lo creado.

He visto como se cumple este principio en todo tipo de personalidades; los emprendedores, los optimistas, los amargados, los consoladores, los quejumbrosos, etc. No son las circunstancias las que han generado la manera de hablar de ellos, sino más bien, ellos viven conforme sus bocas "decretan" lo que sus vidas han de ser.

Seamos responsables con el uso de la lengua. Comencemos a pensar en lo que vamos a decir en vez de pensar en lo que ya hemos dicho. Oremos para que El Espíritu Santo obre en nuestro hablar y veamos la manifestación del Reino de Dios como resultado de lo que decimos tanto en conversaciones como en oraciones y alabanzas.



"Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, 
Oh Jehová, roca mía, y redentor mío."
Salmos 19:14





Pr Alejandro Gil Sánchez


lunes, 8 de junio de 2015

Levántate y resplandece... Dios te está llamando.

Durante siglos ha existido la pugna entre lo clerical y lo secular como producto de una semilla de mentira que el "espíritu religioso" y el "espíritu de Grecia" han plantado en la iglesia. Si revisamos Las Escrituras, no hay nada allí que sugiera la diferencia entre lo secular y lo clerical. La única diferencia es entre lo consagrado y lo no consagrado.

Recuerda lo que todo creyente es delante de Dios al identificarse con Cristo:


"Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, 
pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes 
de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable"
1 Pedro 2:9

Renuncia hoy a la influencia del "espíritu religioso" y del "espíritu de Grecia". Sea que tu lugar en el pueblo de Dios es el de ministro congregacional (pastor, maestro, misionero, profeta, etc) o no, tu eres un rey y un sacerdote habilitado para proclamar Su Palabra y extender Su Reino donde estás y con lo que ocupacionalmente eres y tienes... recuerda que en La Biblia dice que hagamos todo para El Señor porque de El recibiremos recompensa porque a El servimos (Colosenses 3:22-24).

Te desafío a ver esta película llamada "la fe de un hombre común". Medita en el testimonio real de los personajes y el protagonista. Medita en este texto con el que Dios me habló al verla:

"Levántate,resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti."
Isaías 60:1


Levántate mi hermano en Cristo... toma tu espada y conquista para Cristo ese monte que Dios tiene para ti. La tarea no es fácil, pero es posible por que del Espíritu Santo viene el poder que necesitarás.

Te bendigo.

Pr Alejandro Gil Sánchez.

miércoles, 3 de junio de 2015

Bendiciones transferidas

Por la gracia y la misericordia del Eterno, muchos hemos recibido bendiciones que inicialmente reposaron sobre hijos de Dios comprometidos y con una fe preciosa.

Al estar nosotros bajo la sombra de estos hijos de Dios bendecidos (por parentesco familiar, nexos laborales, etc.) sus bendiciones nos cobijaron y nos beneficiaron, pero eso no quiere decir que estábamos siendo aprobados por Dios ni que nuestras vidas no necesitaban encaminarse al arrepentimiento. 

Dios siempre ha proveído algo que en teología llamamos "la gracia común", que consiste en que todos en el mundo podamos ser beneficiados de la providencia permanente del Señor sin importar si somos sus hijos o no de YHWH (Dios); sin acepción de injustos y pecadores.

En Mateo 5:45 leemos:

"para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenosy que hace llover sobre justos e injustos."

Esta gracia común, unida al hecho de que el Reino de Dios se manifiesta a través de sus hijos, es la explicación del porque la casa del egipcio fue prosperada mientras José el hijo de Jacob, estuvo sirviendo allí. Quienes hallan leído el libro de Génesis, saben que luego José fue enviado a la cárcel y allí se convirtió en el administrador de confianza del carcelero y finalmente Dios lo pone en alto convirtiéndolo en la segunda autoridad después del faraón. Este consecutivo de ascensos en la vida de José, representó para Egipto prosperidad y estabilidad económica que finalmente sirvieron al propósito eterno del Señor con su pueblo elegido Israel.

El punto de la reflexión es este: no creas que porque aparentemente "todo va bien" es debido a tu buena relación con Dios o tu preciosa y consagrada fe. El es misericordioso, y de pronto estás siendo beneficiado por una bendición transferida, la cual durará sobre ti mientras dure tu vínculo con aquellos que debido a su sumisión al Señor están "bajando" estas bendiciones desde el cielo.

Yo personalmente agradezco mucho a Dios este regalo de las bendiciones transferidas, pero avanzo en fe para ser un verdadero gestor de bendiciones que cobijen a otros como si yo fuera "un José" en estos tiempos. No me quiero conformar con las bendiciones transferidas a causa de otras personas; quiero honrar a Dios, serle fiel y andar en justicia para que sin importar donde vivo, la realidad del mundo y las dificultades de estos tiempos, yo siempre sea canal de manifestación de Su Reino sobrenatural.

¿Vives tu de las bendiciones transferidas?

Despierta!!         
Conéctate de verdad con tu creador y vive el propósito para el cual fuiste creado. La abundancia y la prosperidad pueden ser confusas hasta el punto que crees que eres salvo y aprobado por Dios. Examínate si en verdad has nacido de nuevo con Cristo. 

La iglesia está tristemente llena de "egipcios" bendecidos.

Que El Espíritu Santo te de entendimiento.

Pr Alejandro Gil Sánchez.

martes, 19 de mayo de 2015

¿En verdad es Cristo tu refugio?



Cuando eres alguien cuyo estado es de "refugiado", no solo recibes una protección o resguardo (en sentido fisico, político, emocional, etc) sino también las normas que preservan dicha protección para ti y para los demás que comparten contigo el refugio. Estas normas son muy importantes porque garantizan que los esfuerzos por ayudarte y protegerte no sean en vano. Imagina que buscas un refugio porque estas como extranjero perdido en una ciudad metropolitana, gigante, llena de peligros y riesgos para un habitante de las calles. Allí te reciben para darte el techo, el alimento, servicios de salud, etc. Ten la seguridad que con la bienvenida también te indicaran cosas como no abrir la puerta, no tocar las pertenencias de los otros refugiados, no salir de noche solo ni salir de día sin reportar que te vas y para donde te vas; en fin, muchas cosas debes tener por norma y sujetarte a ellas para que todo salga bien. Si de casualidad se te ocurre ser un refugiado "a tu manera" y hacer tu conveniente voluntad, sucederán 2 cosas: 

1) Serás presa fácil de los peligros allá afuera y expondrás a los demás refugiados a lo mismo. 
2) Perderás tu lugar en el refugio y tendrás que valerte por ti mismo hasta el día que determines volver allí con otra actitud y un sincero compromiso.

Dios no enseña en este pasaje que para decir: "Señor, tu eres mi refugio, en tí descanso y estoy seguro", y ver los resultados, debo hacer de esa oración, una realidad práctica. Si en verdad te estás refugiando en Dios, entonces debe haber evidencia de que obedeces al que te refugia y de que te sujetas a los estatutos del que te protege desde los cielos, porque de lo contrario, sólo verás que haces tu plegaria religiosamente, pero sin resultados, porque en realidad tu atmósfera espiritual es gris e insegura debido a que tu confianza y tu fe, no están en Jesucristo sino en las cosas de este mundo, en tu carne, en tu propia prudencia y capacidad.

Señor Jesucristo. Enséñame a refugiarme genuinamente en ti y líbrame del engaño del espíritu religioso. Sujeto completamente mi ser a tu palabra y declaro que tu gobiernas soberanamente mi vida. Amén.

Pr Alejandro Gil Sánchez.

viernes, 15 de mayo de 2015

Herramienta de transformación

Saludos y bendiciones para todos.

Como hombre, como cristiano y como ministro he sido llevado por el Espíritu Santo a vivir un proceso de transformación espiritual, que miles, tal vez millones de hermanos en Cristo ya han vivido en el resto del mundo. Por Su gracia y poder fui grandemente bendecido desde hace 3 años aproximadamente y he venido caminando en un sendero de reforma y transformación que ha impactado positivamente todas las áreas de mi vida y está siendo de bendición para la mayoría de hermanos en la congregación. Quiero compartir con ustedes el vídeo promocional de la herramienta que Dios me ha permitido encontrar en Su presencia para ayudar a otros a vivir el mismo proceso. 


lunes, 11 de mayo de 2015

El poder de Dios en tu mirada y mientras hablas


Un afectuoso saludo para quienes leen este blog y mi más sincera oración para que la plenitud de Cristo se manifieste en ustedes.

Nada tan gratificante como poder transmitir la gracia de Jesucristo al mirar a alguien y hablarle el evangelio. Para dar un ejemplo de esta dicha, les comparto que en alguna ocasión tuve una paciente (años atrás ejerciendo mi carrera de fisioterapia en un centro de rehabilitación física) con diagnóstico de escoliosis (desviación de columna) y la remitió un ortopedista para que por medio de terapias dirigidas su dolor de espalda fuera controlado y su desviación mitigada.

Al hacer la entrevista inicial pude ver una mujer triste y resignada a vivir inconforme. Mientras registraba sus datos me contó que había subido de peso en los últimos meses y que estaba tan avergonzada que ella misma rechazaba a su esposo sexualmente. También me confesó que estaba pasando por problemas de bulimia (provocarse vómito para poder comer sin subir de peso) y que no era feliz hace un buen tiempo; inclusive tenía pensamientos suicidas. Yo estaba en uno de mis mejores momentos como cristiano y futuro misionero; tomé la pequeña biblia que tenía sobre el escritorio y leí un pasaje a esta mujer. No recuerdo la cita bíblica, pero si que aproveché mi posición como profesional de la salud y tuve su atención 5 minutos. Al terminar de hablarle de Cristo y Su paz sobrenatural, sonrió y me dijo estas palabras que si recuerdo casi exactas:

"Quiero decirle algo. He tenido muchas sesiones con psicólogo, he consultado con un psiquiatra y en muchos meses no me había sentido tan bien y tan tranquila".

Fue bien interesante porque a la sesión siguiente fue maquillada, bien peinada y con mejor semblante; y terapia tras terapia tenía mejor actitud hacía la vida. al finalizar las 10 sesiones prescritas, estaba libre de la bulimia y su situación matrimonial mejoraba. Dios usó poderosamente esos 5 minutos en que le dí "las buenas noticias" y la miré con los ojos misericordiosos del Señor. Entre procedimientos terapéuticos e instrucciones, le compartía pasajes bíblicos y le escribía en una hoja de prescripciones las citas que debía leer en casa.

Antes de darle de alta me dijo que buscaría una iglesia que yo le recomendé por la cercanía a su casa. No volví a saber de ella, pero sé que si Dios transformó su vida en un consultorio de fisioterapia, se encargaría de continuar el proceso en ella.

Oremos para que Cristo mire a los demás a través de nosotros y nos use para ser los fieles mensajeros de las buenas nuevas de salvación y el reino de los cielos. Que el Espíritu Santo fluya en nosotros e imparta aceite fresco por medio de nosotros a quienes están necesitados.


Pr Alejandro Gil Sánchez. 

lunes, 4 de mayo de 2015

Genuino contentamiento

Nuestro Señor Jesucristo nos enseña a través del apóstol Pablo lo que una persona madura en su espíritu puede experimentar, y quiero comenzar citando la frase final de esta porción bíblica: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece"


Esta conocidísima cita en el ámbito cristiano ha sido tomada sin abrazar el contexto bíblico de la misma. Aquí nos habla Dios de como la satisfacción de un cristiano maduro y que anda guiado por el Espíritu Santo, no está sujeta a las circunstancias financieras o socialmente ideales. Pablo está agradecido con los cristianos filipenses porque han enviado dinero para sostenerlo a pesar de que no está con ellos en la ciudad de Filipos, pero en esta porción de su carta en la que les expresa dicha gratitud, les aclara que ha sido capacitado por Dios por medio de las fuerzas que da Cristo, para vivir feliz cualquiera que sea su situación; sea esta la saciedad o el hambre, la abundancia o la escasez.

Personalmente creo que una de las pruebas fieles de la madurez espiritual de un cristiano es que pueda ser feliz en medio de cualquier situación. No digo que sentir desanimo o estar preocupado por una dificultad financiera sea malo, pero si un hijo de Dios se queda revolcándose en ese "lodo cenagoso" es porque la vida del Espíritu no se ha manifestado en su espíritu y por lo tanto es un inmaduro espiritual que tan solo tiene letra pero no ha trascendido a experimentar el Reino de Dios en su existencia. Muchos hemos estado tristes, temerosos y otros hasta desesperados por no tener la comida para mañana o el dinero para pagar el arriendo o los servicios de energía y acueducto; pero tras ese sombrío estado temporal, nos aferramos al cayado de nuestro Pastor Jesucristo y como ovejas que oímos su voz y le creemos, seguimos atravesando el valle de sombre de muerte y salimos victoriosos de cualquier situación difícil. 

Se madura espiritualmente durante la adoración, la oración y el estudio bíblico con corazón dispuesto en vez de hacerlo con mente académica. Se crece en espíritu y logramos la llenura del Espíritu de Dios crucificando nuestra carne, aprendiendo a ser agradecidos con lo que tenemos y saboreando el maná que cae del cielo. Sólo hasta entonces, sabremos lo que es tener abundancia y saciedad sobrenaturales. Disfruta y gózate en lo poco para que Dios te apruebe en ese "examen" de carácter y fidelidad a El frente a los deleites de la carne y el egocentrismo humano. Te aseguro que Dios es fiel y verás su favor, su provisión, su abundancia y experimentarás muchas cosas que solo vienen cuando estás listo en tu espíritu.

"Señor Jesucristo, te doy gracias por cada cosa que tengo y que recibo a diario. Perdóname por tantas veces que dejo de disfrutar lo que me das por estar pensando en lo que me falta. Tomo fuerzas de ti Señor Jesús y creo que mi espíritu recibe ese poder que viene de ti para superar los obstáculos y salir victorioso en medio de la prueba. Quiero que mi alegría, mi goo y satisfacción dependan de ti y no de las cosas externas como el dinero, las posesiones o el prestigio social. Renuncio en tu nombre Jesucristo a una vida cristiana superficial y vana. Quiero ser lleno de tu Espíritu y caminar diariamente en tu natural sobrenaturalidad."  Amén. 

Pr Alejandro Gil Sánchez.